Come Back For Me

Traducción del inglés al español

Traducción

Inglés


My thoughts on the subject of slavery was a constant bone of contention between my father and me. As I became a man, the divide between us on this subject grew exponentially. Although one quarter of white men (of which I was now one) owned slaves, I could not stomach the inherent lack of freedom of the human beings around me. Big Joe, Jonah, Felicity and Auntie Mama had been a part of our farm for as far back as I could remember, working for my family in domestic and farming capacities. They were always kind to me, and the fact that they could hold conversations, tell me stories, bear and raise children of their own seemed to indicate first, that they were capable of being free and second, that they should be as free as I was.

When I voiced these opinions to my father, he was not understanding.

“I hear your points, Robert, however animals can do all that you mention as well. Animals chatter amongst one another, we just don’t understand their language. And animals bear and raise children too.”

“Yet animals are free.”

“Some are. The animals on our farm are not free. We provide food and shelter, and in return the animals work or provide food for us.”

“Father, animals and slaves are not the same thing.”

“In most respects they are, which is why we treat our slaves as well as our animals. We provide food and shelter for our slaves, and we require work in return.”

“Again Father, animals and slaves are not the same thing. Some owners are teaching their slaves to read. We can’t teach our cows to read!”

“How can you know that? Have you ever tried?”

My father was a reasonable man for the most part, but definitely a product of his upbringing and generation. He genuinely believed that slaves were less than human. In his consideration white people were human and slaves were a mix of human and animal. I was never going to influence him to see the barbarity of slavery through my eyes, and he was never going to convince me that slaves were not human. And when I turned 16, I knew it was time for me to strike out on my own. I was determined to see the world, and leave Kentucky, slavery and farm life behind.

Español


Mi opinión sobre el tema de la esclavitud era constantemente la manzana de la discordia entre mi padre y yo. Cuando me convertí en un hombre, la separación entre ambos sobre este asunto aumentó exponencialmente. Aunque un cuarto de los hombres blancos —a los cuales yo pertenecía— tenía esclavos, no podía soportar la inherente falta de libertad de los seres humanos que me rodeaban. Big Joe, Jonah, Felicity y tía Mama habían sido parte de nuestra granja desde mi primer recuerdo y habían trabajado para mi familia en las tareas domésticas y agrícolas. Siempre eran amables conmigo, y el hecho de que pudieran mantener conversaciones, contarme historias y criar a sus propios hijos parecía indicar, primero, que estaban cualificados para ser libres y, segundo, que deberían ser tan libres como yo.

Cuando le expresaba estas opiniones a mi padre, él no las entendía.

—Escucho tus opiniones, Robert. Sin embargo, los animales también pueden hacer todo lo que mencionas. Los animales parlotean entre ellos; simplemente no entendemos su idioma. Y también crían a sus hijos.

—No obstante, los animales son libres.

—Algunos lo son. Los de nuestra granja no son libres. Les proporcionamos alimentos y cobijo y, a cambio, trabajan para darnos comida a nosotros.

—Padre, los animales y los esclavos no son lo mismo.

—En muchos aspectos lo son, y es por eso por lo que tratamos a nuestros esclavos tan bien como a nuestros animales. Les proporcionamos alimento y cobijo y, a cambio, requerimos que trabajen.

—De nuevo, padre, los animales y los esclavos no son lo mismo. Algunos dueños están enseñando a sus esclavos a leer. ¡No podemos hacer eso con las vacas!

—¿Cómo lo sabes? ¿Lo has intentado alguna vez?

Mi padre era un hombre razonable en casi todo, pero, sin duda, era un producto de su educación y generación. Sinceramente creía que los esclavos eran menos que humanos. En su opinión, las personas blancas eran humanos y los esclavos eran una mezcla de humanos y animales. Nunca iba a influenciarle para que viera la barbarie de la esclavitud a través de mis ojos, y él nunca iba a convencerme de que los esclavos no eran humanos. Y cuando cumplí los dieciséis años, supe que era el momento de iniciar mi propio camino. Estaba decidido a ver el mundo y dejar atrás Kentucky, la esclavitud y la vida agrícola.

Información sobre el libro

María fue tan maravillosa y profesional que no puedo recomendarla más de lo que lo hago. No solo hizo un trabajo perfecto con la traducción, sino que estuvo atenta y fue más allá de lo que su trabajo exigía. Lo que más me gustó fue que creó una lista con mis erratas y errores en mi idioma materno, el inglés, y me la entregó para que pudiera corregir la obra original. ¡Se lo agradezco mucho! Si estáis buscando una traducción al español de la mejor calidad, recomiendo encarecidamente a María Carda.

Marlayna Glynn Brown

Escritora

En abril acabé de traducir el libro Come back for me, escrito por Marlayna Glynn. Este es un libro de ficción histórica en el que la autora mezcla hechos y personajes históricos con hechos y personajes ficticios, consiguiendo que el lector esté «enganchado» desde el principio hasta el final.

El libro consta de ocho relatos interconectados en los que los protagonistas, a través de varias vidas, intentar saldar su deuda kármica. Así pues, nos encontramos ante una historia que se desarrolla a lo largo de varias épocas, desde el año XXXIV a. C. hasta la Rusia de Nicolás, el Sanguinario.

 

Datos

Escritora: Marlayna Glynn Brown
Traductora: María Carda
Idioma original: Inglés
Idioma de traducción: Español
Fecha de lanzamiento de traducción: Mayo 2015
Número de páginas: 262
Número de palabras: 65 385
ISBN: 9781507108819
Formato: digital
Género(s): Ficción histórica, romance

Aquí os dejo los enlaces de las páginas donde está publicado:

Amazon.es : http://www.amazon.es/Vuelve-m%C3%AD-Marlayna-Glynn-Brown-ebook/dp/B00WTKLKJY/

Amazon.com: http://www.amazon.com/dp/B00WTKLKJY

Barnes&Noble: http://www.barnesandnoble.com/w/vuelve-a-m-marlayna-glynn-brown/1121817557?ean=2940152215113&itm=1&usri=2940152215113

iTunes: https://itunes.apple.com/us/book/id989937017

Kobo: https://store.kobobooks.com/es-ES/ebook/vuelve-a-mi-3

Scribd: https://es.scribd.com/book/263285807/Vuelve-a-mi

Desafíos

Como ya he comentado en otras ocasiones, uno de los principales desafíos a los que se enfrenta el traductor literario son los juegos de palabras. El más difícil de traducir fue el juego de palabras que la autora hace con el nombre Mary y el verbo “marry”. En español, se perdió esa semejanza y tuve que hacer una paráfrasis para introducir la idea del matrimonio.

Sin embargo, en este caso en concreto, el mayor reto fue el de traducir dos poemas de Lord Byron que no se han traducido al español, ya que, cuando el poeta los publicó, en el año 1805, crearon un gran revuelo debido al contenido sexual que encerraban, por lo que Lord Byron decidió quemar todas las copias. Solo se salvaron tres, y estos poemas vieron la luz en el año 1829 gracias a Isaac Nathan.

Al traducir los poemas, opté por mantenerme fiel al mensaje, sacrificando la métrica, ya que, en este caso, era más importante el significado que la belleza lingüística.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Shares